La Adicción al Móvil

La Adicción al Móvil

Cada vez más, las nuevas tecnologías están teniendo un papel muy influyente en nuestras vidas. El servicio que nos prestan así como las facilidades y comodidades que nos aportan, hace que se nos haga difícil prescindir de ellas. El grado de ansiedad y malestar excesivo que estas personas pueden llegar a sufrir cuando su móvil está apagado, fuera de cobertura, sin batería o lo olvidan en algún lugar, es alta, y generan tal conflicto en la persona, como para manifestar intranquilidad en un lugar, e incluso volver a casa por él, como consecuencia del estrés que les genera saber que estarán desconectados por un tiempo.

 

Pero un móvil también nos da inconvenientes importantes que hay que tener en cuenta.

 

Inconvenientes de la adicción al móvil

 

– Gasto excesivo.

– Utilizarlo en situaciones en las que puede causar problemas o molestias a los demás.

– Problemas y discusiones con los padres, con los familiares por el uso excesivo, y esto suele desembocar en no prestar atención a los estudios.

– En los casos más graves ya estaríamos hablando de adicción al móvil.

 

De todos ellos, el que más interesa es el último, adicción, ya sabemos que es una palabra que da miedo, palabra que tenemos asociada a drogas, alcohol… pero que ya es aplicable al mundo de la tecnología, en nuestro alrededor.

 

ALGUNAS DE SUS CARACTERÍSTICAS DE LA ADICCIÓN AL MÓVIL SON:

 

  • Tolerancia: necesidad de utilizarlo cada vez más o para más funciones (redes sociales etc).

 

  • Abstinencia: malestar o irritabilidad cuando se lleva un tiempo sin utilizarlo o cuando, por diferentes circunstancias, no se puede usar o se interrumpe el uso.

 

  • Dificultad para controlar su uso una vez se ha comenzado a utilizar o simplemente cuando el móvil está cerca.

 

  • Interferencia con otras actividades saludables como disminución en horas de sueño, relaciones sociales etc.

 

  • Problemas con otras personas del entorno por usarlo demasiado o en circunstancias en las que no es apropiado hacerlo.

 

  • Pérdida de interés por otras actividades gratificantes.

 

Todas estas características, son indicativos de posible adicción, son indicativos de que el uso que se está haciendo del móvil, no es sano.

 

CONSECUENCIAS DE LA ADICCIÓN AL MÓVIL

 

Hay muchas consecuencias de la adicción:

 

  • Aislamiento de los demás.
  • Problemas de conducta.
  • Alteraciones del estado de ánimo.
  • Comportamiento compulsivo.
  • Problemas de comunicación.
  • Problemas con el lenguaje, pues ya no nos detenemos a escribir bien, sino que lo importante es la rapidez.
  • Ciberbullying.
  • Peligro de tener relaciones tóxicas o no demasiado buenas como quedar con gente que conoces a través de las redes sociales y que pueden traer consecuencias negativas.
  • El comportamiento adictivo hace ser muy sensible a los juicios y valoraciones de los demás y acrecienta los sentimientos de inseguridad.
  • Se puede llegar al fracaso escolar o la agresividad
  • En los casos más graves, se puede llegar a robar y a mentir con tal de tener un móvil porque la adicción es capaz de anular todo nuestro control como persona.
  • En algunos chicos/as se produce también absentismo escolar o no respetan los horarios de estudio, pasan horas chateando en lugar de relacionarse con otros jóvenes de su edad.

 

SOLUCIÓN A LA ADICCIÓN AL TELÉFONO MÓVIL

 

Ante todo debemos pedir ayuda y no pensar que se puede arreglar con el tiempo, o negarnos el problema. Lo más importante es que si hemos observado algo en algún amigo nuestro, no haremos ningún juicio sobre su conducta, pues en muchas ocasiones no es algo voluntario, sino que quizá no la ha podido evitar y no ha sabido superarla. Es posible que no sepa cómo pedir ayuda y, por eso, debemos ayudarle a buscar a un profesional que le pueda ayudar.

 

Como primeras recomendaciones:

 

  • Decidir qué tareas va a hacer con el móvil y cuáles con otros dispositivos.
  • Apagar el móvil de vez en cuando o acostumbrarse a tenerlo en silencio.
  • Ponerse un horario de uso.
  • Desconectar el móvil y hacer otra actividad no relacionada o cuando has quedado con los amigos: leer, ver la televisión, escuchar música, dar un paseo etc.
  • Ponerse un límite en el número de llamadas y mensajes diarios.
  • Pagarse él o ella la factura del móvil.
  • Acostumbrarse a salir de casa sin el teléfono móvil.
No hay comentarios

Publica Un Comentario

6 + uno =