Aprende a poner límites: DÍ NO

Aprende a poner límites: DÍ NO

En tu día a día es normal encontrarse en distintas situaciones en las que las personas de tu entorno te hacen una petición, o te piden un favor. En algunos de estos casos nos cuesta decir no, a pesar de que lo que queremos realmente es decir no en este artículo os daremos algunas unas pautas para que aprendáis a decir no.

 

¿Por qué nos cuesta decir no?

 

  • Tenemos miedo a parecer poco educados.
  • Tenemos temor a que esa persona se sienta mal o se enfade.
  • Pensamos que no podemos decirle que no a un ser querido.

 

¿Cómo tenemos que decir no?

 

  • Siempre que quieras rechazar una oferta puedes decir no, te hará ser honesto contigo mismo y con los demás
  • No te inventes excusas, no adornes la respuesta.
  • Si al decir no la otra persona se enfada, ten claro que ese enfado es responsabilidad de la otra persona. Las peticiones son opcionales, no obligatorias.
  • Si no te convence la oferta del todo, no hace falta que lo primero que digas sea no. Puedes realizar peticiones “prefiero”, “quiero” o “me gustaría más”.
  • Si no lo tienes claro, explica que te lo vas a pensar.

 

ESTRATEGIAS PARA DECIR NO

 

1- Detectar las situaciones que nos resultan conflictivas: tenemos que detectar aquellas situaciones en las que hemos dicho que “si” cuando nos hubiera gustado decir que “no”, o situaciones en las que consideramos que deberíamos haber puesto límites. Toma nota de las situaciones que hayas vivido en las que te haya costado decir que no, pensando con que personas te cuesta más, y en qué contexto.

 

2Analiza tus pensamientos: analiza los pensamientos que tienes en el momento de decir que no ¿cómo te sientes? ¿Qué te dices a ti mismo?

 

3- Analiza la situación y la relación que tienes con esa persona: ¿qué tipo de relación tengo con esta persona? ¿Por qué quiere esta persona que diga que sí, qué beneficio le reporta? ¿Y a mí? ¿Qué expectativa estoy intentando cumplir hacia esa persona?

 

Ejemplos de comunicación para decir NO

 

Hay diversas técnicas o estrategias de comunicación que podemos aplicar en estos casos. Es importante acompañar a nuestra conducta verbal con una buena comunicación no verbal: un tono de voz claro, firme, postura erguida, mirar a los ojos, una expresión amable (prueba a ensayar frente a un espejo)

 

1º Ejemplo: Se trata de explicar nuestra postura de forma sencilla, directa, dando una breve explicación del porqué de nuestro NO (pero sin extendernos demasiado)

 

– ¿Te vienes a tomar algo al salir de clase?

– No, gracias, tengo cosas que estudiar esta tarde.

 

2º Ejemplo: consiste en ponernos primero en el punto de vista del otro, validar sus argumentos y el cómo se siente, para luego exponer nuestro punto de vista.

 

– Entiendo que vas mal de tiempo y veo que estás muy agobiado, pero no puedo ayudarte a estudiar para el examen, lo siento, tengo que terminar el trabajo de biología, a lo mejor puedes pedir a otra persona que te eche una mano.

 

3º Ejemplo: esta estrategia nos puede servir, cuando la persona nos presiona. Se trata de dar una parte de razón al argumento de la otra persona pero manteniéndonos en nuestra postura.

 

 – Sería de tontos rechazar esta oferta, si firma con nuestra compañía telefónica hoy se ahorrará mucho dinero  y además le regalamos un móvil nuevo ¿se lo tramito ahora?

 

 – Es verdad, puede que sea una muy buena oferta, pero no quiero tomar esa decisión ahora, no es un buen momento.

 

4º Ejemplo: esta técnica es útil cuando nos sentimos sobrepasados por la situación y no podemos decidir con claridad. En este caso es mejor posponer nuestra respuesta hasta que podamos decidir.

 

 – Me ha surgido un problema y no puedo trabajar el fin de semana  ¿Me cambias el turno? ¿No te importa verdad?

 

Pues no puedo confirmarte ahora, déjame que mire si tengo compromisos y te confirmo.

 

Tenéis que tener en cuenta que llevar a la práctica estas técnicas, y que además nos salga de forma natural no es fácil, para eso tenemos que entrenarlos.

2 Comentarios
  • Merce
    Publicado el 16:47h, 19 agosto Responder

    Muchas gracias, ayudas mucho y cierto todo, cuesta mucho decir No

    • María Inmaculada Díaz Escobero
      Publicado el 16:48h, 19 agosto Responder

      Gracias a ti

Publica Un Comentario

6 − dos =