Beneficios psicológicos de las vacaciones

Beneficios psicológicos de las vacaciones

¿POR QUÉ SON NECESARIAS LAS VACACIONES?

Nuestra vida laboral y personal actualmente nos provoca muchas exigencias todas ellas nos inducen un estado de estrés que, si bien inicialmente nos motiva a permanecer atentos para poder dar lo mejor de nosotros mismos,  si esta situación de estrés se prolonga en el tiempo conduce a un descenso de la motivación y del rendimiento laboral que incluso inducir algún trastorno tal como el burnout, los trastornos de ansiedad o la depresión.

Con el fin de evitarlo, es necesario contar con periodos de descanso en los que poder relajarse tanto física como psicológicamente y desconectar de los problemas cotidianos. Es decir, debemos tomarnos unas vacaciones.

Las vacaciones son entendidas como recompensa por el esfuerzo realizado, las vacaciones resultan un elemento que refuerzan la autoestima, además de prevenir la aparición de estrés y otros trastornos. 

Se trata de un periodo en el que podemos realizar actividades que nos resulten placenteras y para las que normalmente no tenemos tiempo.

BENEFICIOS DEL DESCANSO

El hecho de disfrutar de unas vacaciones supone una gran cantidad de beneficios. En primer lugar, en relación al estrés, las vacaciones ayudan a relajarse, reparando el organismo de los daños provocados por el aumento de cortisol y la ansiedad.

Asimismo, un buen descanso produce un aumento notable de creatividad, pudiendo dar pie a la formación de nuevas estrategias e ideas que en un entorno estresante no surgirían. Además de ello, el descanso produce un incremento de la productividad y la concentración.

Por último, el descanso provoca la liberación de endorfinas en el cerebro. Todo ello produce una reducción de ansiedad y esquemas negativos de pensamiento.

En conclusión, las vacaciones suponen una vía que provoca la felicidad en aquellos que son capaces de disfrutarlas.

Recomendaciones para mejorar la calidad de las vacaciones

  1. Ser flexible

Entre todas las recomendaciones, la principal es tener flexibilidad. Como ya se ha dicho, las vacaciones están llenas de imprevistos.

Hay que ser capaz de improvisar

  1. Desconectar

Otro elemento imprescindible es el hecho de saber desconectar totalmente de la rutina normal. Es decir, se hace necesario que antes de iniciar el periodo vacacional se encuentre todo preparado para que las responsabilidades habituales no interrumpan el descanso.

  1. Atreverse

El de atreverse a hacer cosas nuevas, pues permite la adquisición de nuevos puntos de vista que pueden aportar grandes cambios a nuestra vida, aumentando nuestra creatividad.

  1. Prevenir conflictos

Una consideración más que debería tenerse en cuenta para aquellos cuyas vacaciones se lleven a cabo en compañía es la recomendación de escoger las actividades que se van a realizar de forma conjunta.

Esto refuerza el vínculo entre los familiares y amigos, proporcionando además diferentes perspectivas que pueden ayudar a encontrar mejores opciones para todos.

Aprovecha y disfruta del tiempo con los tuyos.

VUELTA DE VACACIONES

Las vacaciones tienen un final. Tener presente este hecho y afrontarlo puede suponer la diferencia entre reincorporarse a la vida cotidiana con energía y optimismo y entrar en un estado de abatimiento ante el retorno de las obligaciones, conocido popularmente como síndrome postvacacional.

En este sentido se ha de procurar un tiempo para re-adaptarse a la rutina, volviendo al hogar unos días antes, por ejemplo, ajustando tu horario de sueño al horario habitual.

Asimismo, al iniciar las vacaciones es importante no obsesionarse con el tiempo que queda para que finalicen, pero sí planificarse para tener en cuenta que se va a volver en un periodo concreto.

No hay comentarios

Publica Un Comentario

cinco × cuatro =