Los adolescentes y los trastornos de la alimentación

Los adolescentes y los trastornos de la alimentación

¿Qué es un trastorno de la alimentación?

Un trastorno de la alimentación es una enfermedad grave, que se caracteriza por trastornos importantes en las conductas de alimentación y en los que la persona tiene una imagen  distorsionada de ella misma y que además tienen miedo a coger peso. Con el fin de no coger peso, la persona deja de comer o utiliza laxantes con el fin de no engordar. Los tres de los trastornos de la alimentación más comunes son la anorexia, la bulimia y el trastorno por atracón.

Los trastornos alimentarios a menudo se desarrollan durante la adolescencia. Son más comunes entre las mujeres, pero cada vez está afectando más a los hombres. Los trastornos de la alimentación pueden causar problemas de salud graves, los cuales pueden poner en riesgo la vida.

Tanto los trastornos de la alimentación ya sean la anorexia o bulimia como la obesidad son problemas donde la prevención es muy importante para poder evitarlos. Son trastornos realmente graves y de los cuales es importante que conozcamos las consecuencias que generan tanto a nivel: personal, físico, social, emocional, discriminación, desnutrición….

¿Cuáles son los trastornos alimentarios más habituales entre los jóvenes?

Vamos a definir los dos trastornos que más preocupan a los padres de los adolescentes esto no quiere decir, que los demás trastornos no puedan darse en la adolescencia:

  1. Anorexia nerviosa

Es el rechazo a mantener un peso normal la persona siente un miedo intenso a engordar aun estando por debajo del peso ideal, una distorsión de la propia imagen corporal y una negación de la enfermedad.

  1. Bulimia nerviosa

Hace referencia a la preocupación excesiva por la comida que da lugar a episodios de atracones de alimentos y con el fin de controlar el peso realizan conductas para compensar el atracón (vómitos, laxantes, consumo de fármacos, ayuno,…)

Conductas y señales de alerta que nos pueden indicar un trastorno de la alimentación

Hay algunos comportamientos y conductas que pueden alertarnos de que algo no va bien. A continuación tenéis algunas señales de alerta, aunque si detectamos algunas de ellas, no debemos alarmarnos antes de tiempo lo mejor en estos casos es acudir a un profesional para que nos guíe y asesore.

Trastorno por atracón

  • Comer grandes cantidades de alimento en un corto período de tiempo.
  • Comer incluso cuando no tiene hambre.
  • Comer hasta el punto de encontrarse mal.
  • Evitar comer en público.
  • Esconder la comida.
  • Comer solo.
  • Comer normalmente durante las comidas, y luego comer grandes cantidades de alimentos cuando no hay nadie alrededor.
  • Sentirse disgustado, deprimido o culpable después de comer grandes cantidades de alimento.

Bulimia

  • Esconder envoltorios de comida vacíos.
  • Saltarse comidas o comer porciones pequeñas.
  • Evitar comer alrededor de otros.
  • Vomitar después de comer.
  • Usar diuréticos o laxantes.
  • Ayunar (no comer durante un período de tiempo).
  • Hacer ejercicio en exceso.

Anorexia

  • Estar muy delgado.
  • Sentir que tiene sobrepeso a pesar de estar muy delgado.
  • Temor a aumentar de peso.
  • Obsesión con la comida.
  • Contar constantemente calorías, carbohidratos y gramos de grasa.
  • Crear «rituales de comida» (por ejemplo, masticar cada bocado una cierta cantidad de veces).
  • Hacer ejercicio en exceso.
  • Usar pastillas para adelgazar, diuréticos o laxantes.
  • En las muchachas, falta de periodo menstrual o períodos irregulares.
  • Sentir frío todo el tiempo.
  • Usar ropa holgada para ocultar la pérdida de peso.

¿Qué debemos hacer si nos encontramos a un adolescente con estos síntomas?

Será necesario, apoyar al adolescente, no nos olvidemos que está sufriendo una situación emocional muy difícil y necesitará del apoyo de los padres, familia y amigos.

No hay que olvidar que estas personas tienen baja la autoestima lo que les hace sentirse poco interesantes, que les crea una gran inseguridad y estados elevados de ansiedad. Además suelen tener problemas sociales, pueden sentirse aislados, pueden ser víctimas de burlas de los amigos. Los padres y las familias deben evitar que sientan que su físico es lo más importante para desarrollarse con éxito en la sociedad.

Es muy importante enseñarles unos buenos hábitos alimentarios, es decir hay que enseñarles a comer de una manera sana. E intentar comer con los hijos, explicarles las consecuencias de una mala alimentación, enseñarles desde pequeños unos buenos hábitos y horarios alimentarios.

También es cierto que debemos predicar con el ejemplo no podemos exigir a nuestros hijos lo que no hacemos, es decir que si los padres comen mal o no tienen unos horarios fijos, no pueden pedir que sus hijos tengan unos buenos hábitos alimentarios, ya que son los padres los responsables de enseñarles cuáles son las pautas adecuadas.

Si vemos que la situación escapa a nuestro control se debe acudir a un profesional para recibir una orientación acerca del problema.

2 Comentarios
  • Luisa Quisos Gil
    Publicado el 18:09h, 19 mayo Responder

    Es un articulo, muy bien expuestos sobre este problema que cada vez esta más presente en nuestra sociedad. Gracias por estos consejo, a tener en cuenta.

    • María Inmaculada Díaz Escobero
      Publicado el 18:46h, 19 mayo Responder

      Gracias a ti por leerlo, un abrazo

Publica Un Comentario

17 + 16 =