La adolescencia: Claves para entender a tu hijo

La adolescencia: Claves para entender a tu hijo

La adolescencia: ¿Qué hacer ante un adolescente rebelde?

La adolescencia es una etapa difícil y muchos padres pueden llegar a sentirse desbordados. Todos hemos sido adolescentes, y sabemos cómo la relación con nuestros padres puede llegar a ser tensa y complicada durante esta etapa. Es en este momento cuando las personas comenzamos a explorar el mundo fuera del entorno familiar, en esta etapa elegimos nuestros gustos, aficiones (forma de vestir, música, etc.) que no siempre van en consonancia con lo que desean los padres, de ahí las posibles discusiones.

Esta etapa es fundamental para forjar una personalidad fuerte,  para ser un adulto exitoso en las diferentes áreas de la vida, y en estos años uno aprende a ganarse la aceptación de los demás, por ello es muy importante la relación con las personas de su misma edad. Los padres tienen que comprender este cambio, y apoyarle en las decisiones que tome, recordar tienen edad de equivocarse y cometer sus propios errores de esta forma estará más preparado para afrontar los retos que la vida puede exigirle en el futuro.

“Ojo no confundir el apoyo con consentirle todo”

¿Qué hacer ante un adolescente rebelde?

Puede ser complicado relacionarse con un adolescente, pero lo primero que tenemos que tener en cuenta es que salvo excepciones la rebeldía es una conducta  positiva porque fomenta su independencia. El hecho de que existía rebeldía no implica que deje de querer a su entorno es una forma de cuestionar su entorno.

Hay que saber ponerse en su lugar y comprender los cambios por los que está pasando pararos a pensar por un momento: ¿Cómo eráis vosotros a su edad?. Otro factor a tener en cuenta es la forma de comunicaros con él, no se trata de forzarle a hablar si no quiere, sino de hacerle ver que estáis ahí para escucharle cuando lo necesite.

 “Que no os vea como el enemigo”

Compartir vuestras propias experiencias con él, contarle anécdotas por ejemplo: “cuando vuestro mejor amigo os dejó de hablar” eso lo van a recibir mejor que si le decís “eso es una tontería” porque vais a conseguir que diga la típica frase de “mis padres no me entienden” .Y casi más importante que hablar es escuchar, tiene que sentirse escuchado. Recordar ya no es un niño.

También hemos de procurar no ser autoritarios y respetar su libertad, la mejor opción en caso de desacuerdo es la negociación, darle un voto de confianza y razonarle las cosas las frases del tipo: “No sales a esta hora porque lo digo yo” no serán bien recibidas. La prohibición o el castigo sin una justificación solo generarán más rebeldía y desobediencia.

Otro punto a tener en cuenta, la rebeldía nunca debe cruzar ciertos límites no deben tolerarse faltas de respeto, ni agresiones, y recodar negociar no implica ceder.

Consejos para entender a un hijo adolescente

Ahora bien, antes de nada es imprescindible ser empático y comprender el comportamiento de nuestros hijos.

¿Cómo hacerlo? Aquí tenéis algunos consejos que os pueden ser de ayuda:

1. Ten voluntad para entender

No se trata de ceder a los caprichos de un hijo, pero entender la situación por la que está pasando tal y como es te ayudará a gestionar mejor los conflictos y a tomar decisiones sabias.

2. Piensa en cuando tú eras adolescente

Recuerda lo que hemos dicho anteriormente de ponerte en su lugar, cómo eras tú como adolescente. Quizás no erais iguales, pero tampoco eras perfecto.

3. Respeta sus necesidades

Es fácil pensar que, por el hecho de ser padre, puedes adoptar una postura autoritaria sobre tu hijo. Sin embargo, siempre es mejor escuchar sus necesidades y llegar a acuerdos, exponle tus límites y dale confianza.

4. Deja que cometa sus propios errores

La experiencia puede ser una buena manera de aprender, tiene que cometer sus propios errores para poder madurar,  no seas un padre excesivamente protector. En la medida de lo posible, y siempre que no exista un gran riesgo para tu hijo, deja que experimente.

5. Comunícate

Uno de los mayores errores que pueden cometer los padres es adoptar una posición de superioridad y dominación sobre sus hijos. Si tu hijo se siente respetado y querido, encontrará en ti el apoyo que necesita y recurrirá a ti cuando tenga algún problema.

6. Escúchale

Este punto está muy relacionado con el anterior, no se trata de oír lo que dice, sino de escucharle tanto en su lenguaje verbal como no verbal. Si recuerdas tu época de adolescente, sabrás que no fue fácil.

Ahora es el momento de estar al lado de tu hijo. A fin y al cabo, uno de los motivos por los que muchos hijos e hijas adolescentes menosprecian la posibilidad de hablar con sus padres es porque sienten que sus padres no los comprenden.

2 Comentarios
  • Merce
    Publicado el 19:48h, 27 abril Responder

    Enorabuena, muy bueno!

    • María Inmaculada Díaz Escobero
      Publicado el 20:27h, 27 abril Responder

      muchas gracias

Publica Un Comentario

siete − cuatro =